Sábado, Septiembre 22, 2018

 Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías

Fetransa muestra su disconformidad con los desvíos obligatorios de camiones a la AP-7 y AP-2

fetransa camiones

Supone un grave quebranto económico para los transportistas al incrementar considerablemente los costes por servicio ya que la medida contempla, únicamente la bonificación del 50 % del peaje, reducción, a todas luces insuficiente.

La Federación Nacional, tal y como denunció en su día Cotraport, ha hecho público su malestar por el modo en que se pretende aplicar el desvío obligatorio de camiones que circulan por la N-340 y la N-232 y que deben, desde el pasado domingo, desviarse obligadamente a las autopistas AP-7 y AP-2.

“La medida-reza el comunicado de la federación de autónomos- supone un grave quebranto económico para los transportistas” al incrementar considerablemente los costes por servicio ya que la medida contempla, únicamente la bonificación del 50 % del peaje, reducción, a todas luces insuficiente y muy alejada del 75% que se aplicaba hasta la fecha cuando se realizaba un desvío obligatorio”.

Pese a que Fetransa no se ha posicionado totalmente en contra de la medida, “ya que es cierto que en algunos casos permite descongestionar el tráfico rodado por estas vías”, si que se insiste en que si se produce la obligatoriedad de desvío, este debería ser siempre gratuito, “ya que de lo contrario podría entenderse en gran medida, que esto supone implantar un peaje obligatorio al transporte por carretera”, añade estas mismas fuentes.

Del mismo modo, Fetransa, quiere, una vez implantada esta polémica medida, insistir en aspectos mal resueltos, como es el caso de la reincorporación de los vehículos cuando estos dejan el peaje para descansar o repostar. Fetransa insiste en la conveniencia de realizar la reincorporación a las autopistas de pago, por el siguiente peaje al punto donde se realizó la salida, y no por el mismo como ahora marca la norma. ”La reincorporación por el mismo punto, supone, en muchos casos, realizar un buen número de kilómetros innecesarios, con el consiguiente aumento de costes y tiempo para el desarrollo de la actividad, afirman los transportistas.