Domingo, Junio 17, 2018

 Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías

La comisión limitará las emisiones de CO2 de los camiones un 30% de aquí a 2030

emisiones

En enero de 2019, se empezará a aplicar el Reglamento comunitario, ya aprobado, de medición de emisiones de CO2 en los vehículos pesados. Y será en base a esos datos sobre los que se calcularán los objetivos de reducción prescritos por la nueva norma

El tercer paquete de medidas del plan de Movilidad diseñado por el presente Ejecutivo comunitario, junto a los anteriores sobre normativa social del transporte y competencia, diseña un futuro a corto plazo en el que los fabricantes de camiones van a tener que ajustar aún más sus motores en matería de emisiones contaminantes. Y es que, por primera vez en la historia de la lucha contra el cambio climático en Europa, la Comisión Europea tiene previsto aprobar este miércoles una normativa para limitar las emisiones de CO2 en los camiones. El proyecto legislativo presentado la semana pasada incluye una reducción del 15% en las emisiones de los grandes camiones en 2025 en relación con el nivel de 2019 y del doble, 30%, solo cinco años después, en 2030. Es más, aunque en un primer momento, la norma solo se aplicará a los camiones de gran tonelaje para transporte de mercancías por carretera, la CE ha adelantado que prepara una revisión en 2022 con vistas a extender las limitaciones a todo tipo de camiones y autobuses.

Según los cálculos de Bruselas la propuesta permitiría evitar hasta 54 millones de toneladas de emisiones de CO2 entre 2020 y 2030, mientras que, por otro lado, también aseguran que estas contribuirán a un gran ahorro de combustible debido a que “la fijación de objetivos de reducción de emisión alentará a los fabricantes a mejorar la eficiencia energética de sus vehículos”. “Con la nueva norma,-afirman fuentes comunitarias- las compañías de transporte podrían llegar a ahorrar más de 25.000 euros en cinco años, dado que bajará el consumo de combustible de los camiones”.

Cautela entre los fabricantes
Para los fabricantes de camiones, sin embargo, esta medida se acoge con bastante escepticismo, y acusa a Bruselas de actuar precipitadamente y de fijar metas sin disponer de datos fiables sobre el nivel de emisiones. Hay que recordar que será en enero de 2019, cuando se empezará a aplicar el Reglamento comunitario, ya aprobado, de medición de emisiones de CO2 en los vehículos pesados. Y será en base a esos datos sobre los que se calcularán los objetivos de reducción prescritos por la nueva norma.

La Comisión Europea, sin embargo, asegura que los objetivos previstos para los camiones se han calculado de manera rigurosa. De hecho, han aceptado algunas de las sugerencias planteadas por el sector, como la aplicación gradual, empezando por los vehículos más pesados. También se ofrecerá a los fabricantes un sistema de créditos para permitir cumplir los objetivos compensando el exceso de emisiones en ciertas categorías con una reducción mayor en otras. Y, no menos importante, el cálculo de emisiones se realizará en relación con la carga del vehículo y no por kilómetro, como ocurre en los turismos.