Domingo, Febrero 17, 2019

 Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías

La falta de estaciones de recarga puede lastrar la llegada de los camiones eléctricos

recarga

Esta semana se va a producir una importante reunión de la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Consejo de la que debería salir un objetivo concreto de reducción de emisiones de CO₂ que deberán cumplir los camiones de cara a 2025 y 2030. Unos objetivos que, a tenor de las propuestas ya presentadas por la Comisión y el Parlamento se antojan imposibles de cumplir sin la introducción de las propulsiones alternativas para camiones, entre las que cobra una especial importancia la electromovilidad. Según los fabricantes europeos, alcanzar los ambiciosos estándares propuestos por la UE, aún por determinar formalmente, sólo será posible "con una rápida y masiva captación en el mercado de camiones de cero y de bajas emisiones".

Sin embargo, tal y como denuncian desde la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) a día de hoy la electromovilidad presenta importantes carencias , entre las que destacan por encima del resto la falta de infraestructura de recarga. Y es que según ACEA, las infraestructuras de recarga eléctrica para camiones son “inexistentes” hoy por hoy, al tiempo que señalan que tampoco existe “un plan definido por parte de Europa para su futura implantación”.
"El hecho impactante es que no hay un solo punto de carga pública para camiones de largo recorrido disponible hoy en día", ha declarado Erik Jonnaert, Secretario General de ACEA. "Es más, aún no existe un estándar para los enchufes de alta potencia requeridos".

Según las estimaciones de la patronal europea de los fabricantes, se necesitaría la instalación de al menos 6.000 puntos de recarga de alta potencia para camiones eléctricos (de más de 500 kW) y de unos 20.000 de carga regulares adecuados para vehículos pesados en la red de autopistas europeas con la vista puesta en 2025 y 2030.

Según ACEA estos puntos de recarga deberían instalarse tanto en estaciones de servicio, como en aparcamientos en zonas de descanso, de las principales rutas de transporte europeas, que pueden asumir la llegada de vehículos de transporte de larga distancia.

A estas 26.000 electrolineras adecuadas para camiones, deberían sumarse estaciones de hidrogeno específicas para este tipo de vehículos, las cuales cifra ACEA en unas 1.000. Actualmente, según afirman los fabricantes, sólo hay 10 disponibles en toda la UE y ninguna es adecuada para camiones de largo recorrido.