Domingo, Agosto 20, 2017

 Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías

La Policía Nacional desarticula un grupo especializado en asaltar camiones “surfeando”

asaltar camiones

Para robar al transportista, sin que este se percatase hasta su destino, colocaban el coche detrás del camión y salían en marcha a través del techo solar del mismo, posteriormente se fijaban con tensores elásticos y accedían al interior para apoderarse de la mercancía.

Se trata del método más espectacular y, a la vez, más arriesgado de todos los que suelen usar las bandas de ladrones dedicadas al robo de las mercancías transportadas en camiones. El modus operandi utilizado por estos delincuentes es el conocido como surfing. Consiste en asaltar camiones con la peculiaridad de robar la mercancía mientras el transporte se encuentra en movimiento. Para ejecutar el robo son necesarios tres coches, uno de ellos con techo solar. Este último turismo se sitúa justo detrás del camión y por la parte superior de él salen al exterior ayudados de arneses y eslingas. Una vez forzados los precintos de seguridad del camión acceden a la caja sin que el conductor se percate y mientras el camión sigue en movimiento vacían la mercancía que transporta.
El pasado mes de julio, los Agentes de la Policía Nacional consiguieron desarticular este grupo especializado en asaltar camiones por el método del “surfing”. En la operación han sido arrestadas diez personas en la localidad de Becerril de la Sierra (Madrid) y se han intervenido 2.900 euros, varios equipos de transmisión, herramientas para forzar las jaulas del interior de los vehículos industriales, arneses y eslingas. Los vehículos asaltados transportaban teléfonos móviles de una marca española y cubrían siempre la misma ruta.
La investigación comenzó a finales de febrero cuando se produjo un asalto en ruta a un camión. El robo se perpetró en una carretera de la Comunidad de Madrid y mientras el transporte se encontraba en marcha, ya que el conductor no realizó ninguna parada en su viaje -hecho que quedó reflejado en el tacógrafo- y solo se percató de la sustracción cuando llegó a su destino y se dispuso a descargar la mercancía.
Una vez conocido este hecho, se realizaron una serie de indagaciones que permitieron a los agentes identificar a los presuntos autores y que estos habían abandonado temporalmente nuestro país, posiblemente para evitar ser localizados por la Policía. Poco después, se averiguó que habían hecho entrega de la mercancía robada a dos grupos de receptadores, y fueron recuperados 417 teléfonos móviles valorados en 215.000 euros.
El 22 de julio se produjo otro asalto a otro camión, que cubría la misma ruta que el vehículo asaltado en febrero. Al igual que en el caso anterior, el conductor solo se percató del robo a su llegada a su destino y tampoco realizó ninguna parada en todo el trayecto.
Gracias a una ardua investigación la operación culminó con la detención de diez integrantes de la banda en la localidad madrileña de Becerril de la Sierra, donde habían alquilado una casa rural durante su estancia en España.