Sábado, Noviembre 17, 2018

 Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías

Las empresas transportistas residenciadas en países del Este controlan ya casi una tercera parte del transporte internacional en España

transportistas

Es especialmente preocupante el crecimiento de dichas flotas en el transporte interior en España con un incremento en el último año del 340% de las empresas búlgaras, del 60% de las lituanas y del 25% de las rumanas.

Es una realidad de la que venimos informando con asiduidad en los últimos años y que responde a una realidad, recogida por el último “Estudio sobre transporte internacional de mercancías por carretera” que anualmente elabora el Ministerio de Fomento. En su último publicado recientemente, correspondiente a los datos anuales de 2017, se reiteran los datos muy preocupantes sobre la creciente presencia de empresas transportistas radicadas en el Este de Europa que se vienen produciendo en los últimos años, que en un alto porcentaje corresponden a empresas “buzón” pertenecientes a grandes flotistas españoles, con una cada vez mayor presencia en el transporte internacional con origen o destino en España, pese a que el origen o destino de nuestras mercancías no son precisamente los países donde se encuentran radicadas dichas flotas deslocalizadas, así como en el transporte nacional dentro de España.

Esta realidad alcanza ya unas cotas alarmantes: las empresas transportistas residenciadas en países del Este de Europa en el mercado español de transporte por carretera, que controlan casi una tercera parte del transporte internacional en España. En concreto, y según datos recogidos por Fenadismer, en las importaciones de mercancías por carretera hacia España, las flotas procedentes de Bulgaria, Rumanía y Lituania transportan ya un 14% del total, siendo especialmente significativo el crecimiento experimentado por las empresas rumanas en 2017, en concreto un 15% respecto del año anterior, teniendo en cuenta que en 2016 su crecimiento ya había sido del 53% en relación a 2015. En lo que se refiere a las exportaciones españolas, las flotas de estos tres países del Este controlan un 11% del total de mercancías transportadas, destacando los crecimientos experimentados en el último año por las empresas lituanas, un 20% respecto del año anterior.

“Además-añaden fuentes de Fenadismer- resulta muy llamativo que pese a que el origen de las mercancías con destino a España no son precisamente los países del Este de Europa, sin embargo, las flotas de transporte domiciliadas en dichos países transportan de forma desproporcionada las mercancías importadas a nuestro país, y como consecuencia también las exportaciones desde España, lo que evidencia claramente que se tratan de empresas deslocalizadas a los únicos efectos de obtener menores costes fiscales y laborales, pero sin ninguna actividad real en dichos países”. En este sentido, la desproporción existente en las flotas de transporte de los referidos países en relación al origen de la mercancía transportada en toneladas transportadas es la siguiente: Bulgaria 23’91, Lituania 21’22 y Rumanía 8’30.

También en transporte interior
Tal crecimiento desmesurado no sólo se produce en el transporte internacional español, sino que cada vez hay mayor presencia de las flotas procedentes de dichos países en el transporte interior dentro de España, pese a ser de los países de la Unión Europea más alejados de nuestro país. Así es especialmente significativa, una vez más, la actividad desarrollada en el transporte nacional español por las flotas domiciliadas en Bulgaria, habiendo crecido un 340% sólo en el último año, lo que le ha permitido escalar hasta la 3ª posición en el ranking de empresas extranjeras que operan en España. En 2ª posición se mantienen las flotas rumanas con un crecimiento del 25% respecto del año anterior, y asimismo es destacable el crecimiento de las flotas lituanas en el transporte nacional es España, en concreto un 60%.

Este espectacular y anómalo crecimiento se produce a pesar de que las flotas de transporte tanto rumanas como búlgaras y lituanas tenían prohibido realizar cabotaje en España y el resto de países de la UE hasta 2010, conforme al acuerdo de adhesión suscrito en su día por dichos países. Esto hace que las cuotas de mercado que están copando año tras año las flotas de transporte de los citados países en tan poco período de tiempo, adquiera un carácter más preocupante aún si cabe.