Domingo, Mayo 26, 2019

 Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías

Sólo uno de cada cinco autónomos tenía cubiertas en 2018 las contingencias profesionales

contingencias profesionales

Según el informe de siniestralidad elaborado por ATA los autónomos sufren más accidentes graves y muy graves que los asalariados, y el transporte está entre las acitividades con un índice de siniestralidad elevado

A fecha de diciembre de 2018, el número total de autónomos inscritos en contingencias profesionales ascendía a 603.411 personas, lo que representa una cobertura del 18,5% del total del colectivo (3.253.039 autónomos a cierre de diciembre de 2018, datos último día). Es decir, únicamente uno de cada cinco autónomos tiene cubiertas en 2018 las contingencias profesionales (accidentes de trabajo y enfermedades profesionales), según el informe realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, en colaboración con Mutua Universal, con motivo del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo. Una situación que acaba de cambiar con la llegada del nuevo año, ya que la subida de las cotizaciones aprobada por el ejecutivo trae implícita la cobertura por contingencias profesionales.

“Hemos conseguido un importantísimo avance en protección, con la universalización de la prestación por accidente de trabajo y enfermedad, así como el reconocimiento en 2018 del accidente in itinere, pero hay una cosa que no debemos olvidar: un solo fallecido ya es demasiado”, ha asegurado Lorenzo Amor, presidente de ATA.

Este dato es más relevante aún a tenor del informe sobre siniestralidad preparado por ATA y Mutua Universal, relativo a 2018, que arroja una conclusión preocupante: Los autónomos sufren más accidentes graves y muy graves que los asalariados. Porcentualmente hablando el 97,15% de los accidentes de los autónomos en la jornada de trabajo son de grado leve, frente al 98,69% de los que tienen los trabajadores por cuenta ajena. Sin embargo el 2,59% de los autónomos han tenido en 2018 un accidente grave frente al 1,15 % de los trabajadores por cuenta ajena y el 0,18% sufrieron un accidente muy grave, frente al 0,05% de los de los asalariados.

Si nos fijamos en los accidentes que resultaron mortales, en 2018 un total de 20 autónomos que perdieron la vida en accidente de trabajo, cifra superior a la registrada en 2017, donde fueron 13 los autónomos fallecidos en accidentes laborales. Sin embargo debemos recordar que los datos se extraen exclusivamente del porcentaje de autónomos que cotizan por AT y EP, que en 2018 únicamente el 18% del total del colectivo.

Como ya pasó en los datos de 2017, la agricultura se erige como el sector de actividad que más accidentes de autónomos concentró en el conjunto de 2018. Así, es el sector con mayor siniestralidad de autónomos, con 3.286 accidentes.Le sigue como sectores con mayor siniestralidad: construcción (2.266 accidentes), industria (1.553 accidentes), el sector servicios, con un total de 3.536 accidentes registrados y finalmente el transporte, con una cifra total de 927 accidentes.

Si analizamos el índice de incidencia, es decir el número de accidentes durante la jornada laboral por cada 100.000 trabajadores expuestos al riesgo, son los sectores de industria (4.049) y construcción (4.040) los que cuentan con mayor índice de incidencia, seguido de transporte (2.796), agricultura (2.352) y servicios (1.052).