Domingo, Octubre 13, 2019

 Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías

Síguenos:   fp icons fb   fp icons tw

Transportistas y cargadores debaten sobre las bondades y los peligros de los Tenders

tenders

Frente a la visión positiva que proyectan muchos cargadores de los Tender, los transportistas también señalan no pocas “sombras” como el abuso del criterio del precio, la fragmentación de la oferta, relaciones cortoplacistas, la despersonalización o el incremento de intermediarios

La organización que representa a muchos de los cargadores de este país, Aeutransmer, organizó la pasad semana un Webinair, una mesa redonda que se pudo seguir online, en la que se debatió sobre las bondades de los Tenders, peticiones abiertas de ofertas de transporte, a las que concurren muchas empresas de transporte y a las que, cada vez mas clientes de estos transportistas parecen haberse abonado.

De las aportaciones de algunos de los presentes, como Manuela Doblado de BSH, una multinacional que organiza numerosos tenders para ofertar sus necesidades de transporte, las claves para organizar un buen tender pasan por disponer de un departamento de compras con conocimiento del mercado de transporte, un compromiso a largo plazo y una plataforma que aporte transparencia y rigor.

¿Visión ideal?

Para una empresa como BSH, empresa fabricante de electrodomésticos que contrata y gestiona un elevado volumen de transporte, parece obvio que esta forma de licitación de las necesidades de transporte es positiva, ya que partiendo de que la gestión de los tenders de su empresa la lleva a cabo el departamento de compras de transporte, integrado dentro del departamento de operaciones logísticas, se asegura un buen conocimiento de la situación del mercado de transporte (costes logísticos, salarios, evolución del precio de combustible, disponibilidad de chóferes, estacionalidad, etc.).

Sin embargo, de la propia mecánica descrita por Manuela Doblado, de cómo se realiza un tender se desprenden aspectos que, en la práctica, no son tan beneficiosos para ambas partes. Así al menos lo puso de manifiesto José Luis Carreras, del GRUPO CARRERAS, un gran operador logístico que se presenta a una media de cuatrocientos tenders anuales. José Luis Carreras asume que existen aspectos positivos como que se trata de una herramienta de gestión válida, que permite el acceso al mercado masivo de muchas empresas que, de otra forma, no tendrían acceso a esos procesos de selección o que, en no pocas ocasiones, se trata de un proceso que se caracteriza por un cierto rigor, profesionalidad y especialización en la elección.

Pero en el lado contrario de la balanza, también situó muchos otros “riesgos” que están presentes desgraciadamente en no pocas ocasiones, empezando por la despersonalización que provocan debido a la pérdida de las relaciones directas, personales para cerrar un acuerdo “tal y como se han hecho siempre”.

Además, otros riesgos no poco importantes se asocian, o así al menos lo afirmó José Luis carreras, a los tenders entre ellos el incremento de intermediarios, el precio, o mejor dicho, “el abuso del criterio del precio que está presente en muchas ocasiones”, y que posibilita que otros criterios que deberían tener más peso en la elección, pasen a un segundo plano, al tiempo que “eliminan” a muchas empresas, incapaces de alcanzar precios con escasos (o inexistentes) márgenes de beneficio.

Siguiendo con el catálogo de “malas prácticas” desgranado durante el Meeting Point de Auetransmer, un lugar preferente lo ocupan lo que Carreras denomina “relaciones cortoplacistas”, en referencia a esos Tenders que ofertan una relación comercial de un año, un periodo tan corto que, “no nos permite acometer las necesarias inversiones en bienes de equipo, formación o análisis de la actividad con el fin de mejorar la operativa”.

Aunque reconociendo que se ha mejorado mucho en este aspecto, también habló de “interlocutores con falta de conocimiento del producto”, así como de la “fragmentación de la oferta, refiriéndose a que si bien el transportista “negocia un precio en función de todo el paquete, al final, puede corresponderle sólo un par de rutas” en unas condiciones, a veces inasumibles.

Para finalizar este repaso de los “peligros” que puede encerrar un tender, dos referencias concretas, tanto al exceso de rondas “ a veces hasta cuatro rondas”, hasta que se elige transportista, que suele repercutir también en el precio final, y la falta de feed back al finalizar el proceso.